domingo, 14 de julio de 2013

Café y Adicción



Dosis moderadas de cafeína difícilmente representan un riesgo para la salud, dosis altas pueden inducir efectos negativos como ansiedad, insomnio y taquicardia, especialmente en un grupo de individuos sensibles a la cafeína (1).

En los últimos años se han realizado numerosos trabajos para dar respuesta a la pregunta: ¿produce adicción la cafeína? Es importante definir qué se considera dependencia de una droga. Heishman la define como una pauta de comportamiento que consiste en la necesidad repetitiva y compulsiva de adquirir y tomar una sustancia psicoactiva (2).

Luego de una muy completa revisión que tuvo como objetivo analizar la posible dependencia potencial del café y/o la cafeína, Nehlig concluyó que aunque la cafeína cumple algunos de los criterios para ser catalogada como una sustancia que causa dependencia, el riesgo relativo de adicción es mínimo y, como se ha reportado en otros estudios, es la más baja entre siete sustancias o clases de sustancias consideradas adictivas. Los datos revisados sugieren que la cafeína tiene un efecto reforzador positivo en las dosis usualmente consumidas por la población en general (3).

A diferencia de las sustancias de abuso, que son administradas por vía intravenosa o inhaladas, el consumo de cafeína es por vía oral y gradual durante el transcurso del día. Además, el lento proceso de su absorción reduce la probabilidad de una dependencia fuerte (3).

El estudio de Strain y col. sugiere algún tipo de dependencia a la cafeína, sin embargo, ésta no se asoció con la cantidad ingerida. Las conclusiones de este estudio deben ser revisadas cuidadosamente, pues en 11 de los 16 sujetos en  quienes se diagnosticó la dependencia a la cafeína, también se diagnosticó algún tipo de transtorno psicológico (4). Kendler y col. mostraron que las diferencias genéticas entre los individuos puede contribuir de manera significativa a las diversas respuestas encontradas a diferentes consumos de cafeína, entre éstas la dependencia y la tolerancia (5).

Entre los criterios para definir la dependencia a una sustancia, se hace referencia al “síntoma de retirada de la cafeína”. De hecho, una pequeña parte de la población puede experimentar ante la suspensión inesperada de la cafeína algunos síntomas como dolor de cabeza, debilidad,somnolencia, disminución en la concentración, fatiga,depresión, ansiedad e irritabilidad. Estos síntomas se inician a las 12 y 24 horas del no consumo y alcanzan su punto máximo después de 20 a 48 horas, y no se relacionan con la cantidad de cafeína que el individuo consumía regularmente. Cuando la suspensión es gradual, entre dos y tres días, dichos síntomas no parecen presentarse (3).

De otro lado, no se ha encontrado evidencia de que el sistema nervioso central desarrolle tolerancia a los efectos de la cafeína. Entendiendo la tolerancia a una sustancia como el cambio que se produce en el nivel de respuesta de una persona cuando se somete en forma repetida a dicha sustancia, el desarrollo de dependencia de la cafeína implicaría que el consumo tendría que aumentar progresivamente en el tiempo, de tal modo que cada vez se tendría que consumir mayor cantidad (6). No obstante, la mayoría de los individuos que toman café mantienen el consumo de cafeína a un nivel constante (7).


La Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA) incluyó en 1958 la cafeína en la categoría “GRAS”, es decir, alimento reconocido como seguro (8).

La posición de la Asociación Médica de los Estados Unidos (AMA) es muy similar a la de la FDA y opina que el consumo moderado de cafeína en quienes tienen un estilo de vida
saludable no debe representar ningún problema de salud (8).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice textualmente que “no existe ningún tipo de evidencia que indique que el uso de la cafeína sea ni remotamente comparable a las consecuencias físicas y sociales que se asocian con la adicción a las drogas peligrosas” y no la incluye en su serie de informes técnicos del Comité de Expertos sobre armacodependencia (9).

 De acuerdo con lo expuesto anteriormente, se ratifica aquel principio básico de la nutrición que considera la moderación y el autocuidado como puntos claves en la alimentación. Por lo tanto, el consumo moderado de cafeína y café, equivalente a 300 mg y 6 pocillos de 100 ml respectivamente, puede ser incluido como parte de una alimentación equilibrada y balanceada. Los individuos extremadamente sensibles pueden experimentar algunos síntomas leves y temporales cuando disminuyen bruscamente su consumo, por ejemplo, ansiedad, irritabilidad, dolor de cabeza. Estos síntomes se pueden evitar disminuyendo lentamente el consumo de la cafeína a lo largo de varios días.

Gestación

Son múltiples los factores que interactúan para determinar la progresión y el producto final del embarazo (1). Entre otras sustancias, el efecto de la cafeína sobre el embarazo ha sido tema de gran interés para la comunidad científica y aunque parece prudente recomendar moderar su consumo, la evidencia encontrada hasta ahora no es lo suficientemente fuerte para aconsejar a la mujer gestante eliminar el consumo de café y cafeína (2).

Por ser una sustancia con propiedades hidrofóbicas, la cafeína puede atravesar todas las membranas biológicas, entre ellas la placenta. La cafeína es usualmente consumida por las mujeres embarazadas y su eliminación de la sangre es lenta; se cree que las concentraciones fetales están en equilibrio con las concentraciones plasmáticas de la madre (3).

Aunque es fisiológicamente posible que el consumo de cafeína pueda afectar negativamente el producto final del embarazo, la evidencia epidemiológica es incoherente y refleja dificultades desde lo metodológico. Una de las principales debilidades de los estudios es que han dependido del autorreporte sobre el consumo de cafeína, que pueden no ser confiable y dar un pobre reflejo de las verdaderas concentraciones sanguíneas. Otra dificultad es la dependencia del autorreporte del consumo del cigarrillo, el cual se sabe incrementa el metabolismo de la cafeína (4).


Podéis visitar nuestra página web:
Esperamos que os haya resultado interesante!
Vendemos y distribuimos tés y cafés.
También estamos en Facebook y Twitter
Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario