martes, 22 de noviembre de 2016

El café, una infusión con beneficios



No hace falta decir que el café es una de las bebidas que más consumimos en nuestros días, ha conseguido deshacerse del estigma que hasta hace no tanto lo rodeaba. Muchos estudios que aparecen periódicamente nos recuerdan sus beneficios, a veces relacionados con enfermedades psiquiátricas como la depresión, otras veces con problemas físicos como las enfermedades cardiovasculares. El último de ellos ha sido realizado en la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard y se trata de uno de los más importantes realizados jamás, gracias a la amplia muestra con la que los autores han contado.
Explican que el consumo normal de café (es decir, entre tres y cinco tazas) reduce la probabilidad de morir de manera prematura, entre las enfermedades mitigadas por esta bebida se encuentran las cardiovasculares, las neurológicas, la diabetes tipo 2 y el suicidio, por sus efectos antidepresivos. El estudio ha sido publicado número de la revista Circulación de la American Heart Association, utiliza los datos de tres estudios con una población total de casi 200.000 personas.
Quien solían consumir café sufrieron, en comparación con los que no lo tomaban nada, menos problemas cardíacos o neurológicos

Los compuestos bioactivos del café reducen la resistencia a la insulina y la inflamación sistemática, ha explicado en una nota de prensa Ming Ding, principal responsable del estudio. “Pueden ser los responsables para la asociación inversa entre el café y la mortalidad”. En concreto, son sus antioxidantes y el magnesio que contiene la bebida los que propician tal efecto. No obstante, señala el autor, aún hacen falta más investigaciones para entender los mecanismos biológicos que causan este efecto.
El estudio ha utilizado como base los datos obtenidos del Nurses' Health Study (sobre 74.890 mujeres), y el Health Professionals Follow-up Study (40.557) el Nurses' Health Study 2 (93.054 participantes), tres de las investigaciones longitudinales más importantes de E.U. Los participantes debían responder a cuestionarios alimenticios cada cuatro años.
Aquellos que solían tomar café de forma moderada sufrieron, en comparación con los que no lo tomaban en absoluto, menos problemas cardíacos, neurológicos o diabéticos. Sin embargo, el consumo de la bebida no afectaba en absoluto la probabilidad de sufrir cáncer.

Fuentes: El Confidencial




Podéis visitar nuestra página web:
Esperamos que os haya resultado interesante!
Vendemos y distribuimos tés y cafés.
También estamos en Facebook y Twitter
Un saludo!