domingo, 14 de julio de 2013

Café y Fertilidad



Café y Fertilidad
En 1988, Leviton sugirió que la cafeína aportada por 1 o 2 pocillos de café podría disminuir la fertilidad femenina. Sin mbargo también reconoció que la gestación demorada podría estar influenciada por otros factores como la actividad física, el estrés y los hábitos alimentarios, factores que no tuvo en cuenta (5)

En 1990, los investigadores de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades y la Universidad de Harvard examinaron la asociación entre el consumo de bebidas cafeinadas y el tiempo que las mujeres se tomaban para concebir. El estudio concluyó que el consumo de cafeína tuvo muy poca influencia en el tiempo que demoraron para concebir aquellas mujeres que habían tenido efectivamente hijos; tampoco fue considerado un factor de riesgo de infertilidad (6).

En 1991 se realizó en Dinamarca un estudio en 11000 mujeres para analizar la relación entre la cantidad de meses para concebir, el tabaquismo y el consumo de café y té. Se encontró que las fumadoras que consumían más de ocho tazas de café de hecho se demoraban en concebir y las no fumadoras no tuvieron ese problema pese a que consumían cafeína (7).

Confirmando los resultados anteriores, Caan y col. en un estudio que incluyó 210 mujeres, no encontraron asociación significativa entre el consumo total de cafeína y la disminución     de        la         fertilidad (8).



Crecimiento Fetal
Cook y col. realizaron un estudio para determinar la relación entre el consumo de cafeína y sus concentraciones plasmáticas y el crecimiento del feto; igualmente querían comparar las concentraciones de cafeína en plasma con el consumo de café. Los resultados más importantes de este estudio fueron los siguientes (4):

• Las concentraciones plasmáticas de cafeína durante el embarazo no se relacionaron con el crecimiento fetal.

• Las madres fumadoras consumieron más cafeína que las no fumadoras.

• Las concentraciones de cafeína fueron menores en las madres fumadoras, el consumo de cafeína se relación negativamente con el peso al nacer en las madres fumadoras.

• El metabolismo de la cafeína es mucho más lento durante   el embarazo, lo que puede reflejarse en aumentos en su concentración sanguínea sin cambios en el consumo.

Podéis visitar nuestra página web:
Esperamos que os haya resultado interesante!
Vendemos y distribuimos tés y cafés.
También estamos en Facebook y Twitter
Un saludo!
 
Bibliografía.

4. Cook D, Peacock I, Jarvis M, Anderson H and Bland J. Relation of caffeine intake and blood caffeine concentrations during pregnancy to fetal growth: prospective population based study. BMJ 1996; 313:1358-1362.


No hay comentarios:

Publicar un comentario