miércoles, 15 de mayo de 2013

El café no es perjudicial para los pacientes cardiovasculares o hipertensos

Dra. Esther López-García. Profesora de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid.
Los pacientes con enfermedades cardiovasculares (CV) no tienen que dejar de tomar café. Nuestras investigaciones indican que el consumo diario y moderado de café no incrementa el riesgo de enfermedad CV ni es perjudicial para este tipo de pacientes.
Tras un seguimiento de 24 años en mujeres americanas con historia previa de enfermedad CV participantes en el Nurses’ Health Study observamos que el consumo habitual de café no incrementaba el riesgo de padecer un segundo episodio cardiovascular mortal. Tampoco se asociaba con un incremento del riesgo de enfermedades CV o con la mortalidad prematura entre mujeres diabéticas. El café tampoco incrementó el riesgo de desarrollar hipertensión entre la población sana ni elevó los niveles de presión arterial a largo plazo de los pacientes hipertensos. Estos resultados sugieren que tomar café no es perjudicial para pacientes con enfermedad cardiovascular, diabetes o hipertensión. Aún así, deberían consultar con su médico si sufren insomnio, ansiedad o tensión arterial incontrolada. Por el contrario, los resultados obtenidos en personas sanas mostraron una posible reducción del riesgo de padecer enfermedades CV entre bebedores habituales de café.

Un reciente meta-análisis evaluó todas todos los trabajos disponibles obre la asociación entre consumo de café y riesgo de infarto. En la mayoría de estudios el consumo moderado de café se asocia con un menor riesgo de infarto. Nuestro estudio concluyó que el consumo de 2 o más tazas diarias redujo el riesgo de infarto en un 20%. Otro trabajo asoció un consumo de 4 o más tazas diarias con un 20% menos de riesgo de arritmia en comparación con el consumo de menos de una 1 taza al día.
¿Cuál es el límite cardiosaludable de consumo de café? No está del todo claro. Generalmente se utilizan cuestionarios en los que se agrupan los consumos de café de más de 6 tazas al día, así que no podemos diferenciar el efecto sobre la salud de 6, 7, 8 o más tazas. En nuestros estudios no encontramos ningún incremento en el riesgo de padecer enfermedades CV entre bebedores de café de hasta 6 tazas diarias (822 mg de cafeína) y los efectos beneficiosos del café se observaron con consumos de a partir de 2 tazas, por lo que podría decirse que el consumo moderado de 3 tazas diarias es razonable para la mayoría de las personas y permite disfrutar de sus efectos beneficiosos.
El ácido clorogénico y otros compuestos fenólicos en el café, el magnesio, la trigonelina y las quinidas son importantes antioxidantes y pueden mejorar el metabolismo de la glucosa y reducir la inflamación y la disfunción endotelial. Los compuestos del café varían según el método de preparación. El café no filtrado contiene kahweol y cafestol, que incrementan el colesterol en sangre. En uno de nuestros estudios no encontramos un incremento en el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria entre aquellos que dijeron consumir este tipo de café, aunque el consumo era modesto entre la población estudiada y es posible que no tuviéramos suficientes datos. Son necesarias más investigaciones sobre el efecto que las diferentes preparaciones de café tienen en la salud.

Referencias
López-García E., et al. Coffee consumption and mortality in women with cardiovascular disease. Am J Clin Nutr. 2011 Jul;94(1):218-24.
López-García E., et al. The effect of coffee on blood pressure and cardiovascular disease in hypertensive individuals: a systematic review and meta-analysis. Am J Clin Nutr. 2011 Oct;94(4):1113-26. Epub 2011 Aug 31.
Larson SC, et al. Coffee consumption and risk of stroke: a dose-response meta-analysis of prospective studies. Am J Epidemiol. 2011 Nov 1;174(9):993-1001.
López-García E. et al. Coffee consumption and risk of stroke in women. Circulation. 2009 Mar 3;119(8):1116-23.
Klatsky AL, et al. Coffee, caffeine, and risk of hospitalization for arrhythmias. Perm J. 2011 Summer;15(3):19-25.


Podéis visitar nuestra página web:
Esperamos que os haya resultado interesante!
Vendemos y distribuimos tés y cafés.
También estamos en Facebook y Twitter
Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario