miércoles, 23 de junio de 2010

El Hibisco o Karkadé

El Hibisco de Sabdariffa (Roselle o Karkadé) es una planta que pertenece a la familia de las Malváceas y es muy popular en algunos países del Medio-Oriente sobre todo en Egipto. También existe una variedad llamada la Rosa de Siria.




El Hibisco, es originario de la India y Malasia, donde se cultiva comúnmente, en épocas muy tempranas debió ser exportado a África: Egipto, Burkina Faso, Mali, Niger y Ciad.

Fue extensamente distribuido en los Trópicos y Subtrópicos de ambos hemisferios, Sudán, Tailandia, Mexico y Senegal. En muchas áreas del Oeste de la India y América Central se ha naturalizado.

Así como la rosa es la flor por excelencia de las zonas de clima templado, podríamos decir que el hibisco lo es en aquellas de climas subtropicales y tropicales. En nuestro país su popularidad es manifiesta en las Islas Canarias, lógicamente, y en todas las zonas del litoral de la Península y Baleares, que son las que tienen los climas más benignos.
Como planta medicinal el hibisco es conocido desde la Antigüedad teniéndose constancia desde 1216 año en que el botanista sevillano Abul-Abbas-el-Nebate la describió resaltando que entre los egipcios, el fruto inmaduro se utilizaba para mezclar con la carne siendo un remedio muy utilizado por sus propiedades emolientes.

Algunos pueblos árabes mezclan sus semillas con el café y otras bebidas con el fin de aromatizarla.
Después de secar los pétalos la infusión obtenida es de color rojo y tiene un sabor suavemente ácido. Además tiene propiedades saludables. Se utiliza principalmente por su fibra y los cálices de la flor. La infusión es muy refrescante y buena para la digestión y un excelente regulador de la secreción biliar, siendo también astringente.
El Karkadé, como es llamada la infusión obtenida de las hojas del Hibiscus, tiene muchas utilidades, especialmente en verano puede ser un sustituto para las bebidas comerciales dado a su capacidad completamente natural de saciar la sed si aumentar la transpiración del cuerpo. En Egipto su consumo es muy popular, ya sea en frío o caliente, a los invitados se les recibe con una infusión de Karkadé, es la "bebida de la bienvenida".

Las semillas de Karkadé contienen cantidades considerables de proteínas y de aceite. Las características alimenticias del aceite y de la proteína de las semillas enteras han sido estudiadas por el químico irakí Hussein K. Al-Wandawi (1984).

En la India, África y México, todas las partes de la planta de Karkadé son apreciadas por la medicina nativa. Las infusiones de las hojas o de los cálices se consideran como diuréticas, reductoras del colesterol, bajan la fiebre y la hipertensión, disminuyendo la viscosidad de la sangre y estimulando la peristalsis intestinal. El extracto de hibisco, disminuye el índice de alcohol en la sangre, en Guatemala, es el remedio preferido para los efectos secundarios de la embriaguez. En Sudán, se toma el cáliz en infusión para curar las toses. Las hojas calentadas se aplican a las grietas en los pies y en llagas y úlceras para apresurar la curación. Las semillas son diuréticas y el aceite obtenido de la semilla se utiliza para curar dolores a los camellos.

Las hojas del Hibisco son ricas del caroteno, ácido ascórbico, y vitamina C. La variedad verde se utiliza como verdura y condimento en toda África.
Acción Farmacológica
Se emplea básicamente para la preparación de bebidas refrescantes y como corrector de sabor y color.
Se le atribuye una acción espasmolítica y, debido a los antocianósidos, un efecto vasoprotector. En los países de origen (zonas tropicales y subtropicales de Africa, América y Asia), la infusión constituye una bebida social y se le atribuyen propiedades diuréticas, espasmolíticas, antibacterianas, colagogas e incluso antihelmínticas. Diferentes tipos de extractos de hibisco y los antocianósidos mostraron in vitro un efecto protector de la citotoxicidad y genotoxicidad inducida por tert-butil hidroperóxido (t-BHP) sobre hepatocitos, probablemente debida a un efecto antioxidante.
El extracto acuoso mostró in vivo un efecto antipirético.
También se demostró in vivo una acción hipotensora por vasorrelajación y una acción inhibidora, in vitro, del enzima de conversión de la angiotensina.
La acción hipolipemiante (reducción de lípidos totales, colesterol y triglicéridos) parece estar relacionada con una estimulación de las funciones hepática y renal.
En animales de laboratorio el extracto de hibisco produjo una relajación de la musculatura lisa de la pared intestinal.

Podéis visitar nuestra página web:
Esperamos que os haya resultado interesante!
Vendemos y distribuimos tés y cafés.
También estamos en Facebook y Twitter
Un saludo!

1 comentario:

  1. hace poco que descubrí esta planta, y mira que a mi me encantan las infusiones ya sean para beber o para curar...

    tengo unos vecinos que le encanta frío. Buscando una receta, di con esta:

    INGREDIENTES:
    -2 cucharadas grandes de Karkadé.
    -1 litro de agua.
    -Azucar.

    PREPARACIÓN:
    1- Echar el Karkadé en 1 litro de agua y hervir a fuego lento 15 minutos.
    2- Colar y dejar enfriar.
    3- Endulzar con azúcar según gusto.
    4- Guardar en el frigorífico.
    5- Servir frío.


    chao
    tere

    ResponderEliminar