lunes, 8 de marzo de 2010

Rooibos



El rooibos (nombre científico Aspalathus linearis) es una planta de origen sudafricano cuyo nombre en idioma afrikáans significa arbusto rojo y se pronuncia «roibos». Es muy popular debido al uso que se hace de sus hojas en preparaciones como infusiones, al que también se le conoce como té rooibos (té rojo sudafricano que no debe confundirse con el té rojo), pero realmente no proviene de la planta del té.



La planta del rooibos (familia de las legumbres) se cultiva solamente en la región de Cederberg incluida en la provincia Occidental del Cabo. Incluye a una gran famila que alcanza a más de 200 variedades. Las hojas del árbol se dejan oxidar al sol y se refiere popularmente a este proceso como una fermentación (no se trata técnicamente de una fermentación, se denomina así para hacer una equivalencia con la producción del té). Este proceso oxidativo es el que le proporciona a la planta el sabor y el color 'rojo' característico. Existe igualmente una producción no "fermentada" (es decir no oxidada) que se denomina rooibos verde (pretendiendo hacer una denominación similar con el té verde), esta variedad se comercializa a un precio mayor que la variedad "fermentada" y posee un color amarillento característico.




Propiedades del rooibos



- Bebido en infusiones, sin azúcar, tiene poder adelgazante.



- El rooibos contiene polifenoles, vitamina C, potasio, zinc, quercitina, hierro y zinc, entre otros, lo cual proporciona al organismo antoxidantes que impiden el envejecimiento celular y con ello la aparición de múltiples enfermedades.



- Las propiedades antienvejecimiento del rooibos provienen de su gran cantidad de antioxidantes que frenan la acción de los radicales libres causantes del envejecimiento.



- El rooibos es recomendado para la alergia de cualquier tipo ya que es un antialérgico natural que no produce efectos secundarios como los antihistamínicos.



- Para los dientes el rooibos sirve tomado en infusiones debido a su contenido en calcio y flúor.



- Como remedio para aftas, ulceras y lesiones en boca y lengua se utilizan las infusiones de rooibos tibias o frías para enjuagues bucales y gargarismos.



- El calcio del roibos contribuye al fortalecimiento de los huesos.



- Las infusiones de rooibos se utilizan para tratar Gastritis, estreñimiento, aliviar cólicos y todo tipo de problemas de estómago e intestino. En algunos países, las madres dan rooibos a sus bebes ya que alivia el cólico del lactante.



- El rooibos es un remedio natural para el crecimiento del cabello debido a su contenido en minerales y vitaminas.



- Para los estados nerviosos el rooibos aporta magnesio y no contiene cafeína lo que permite poder ser utilizado por todo tipo de personas.



- Los efectos diuréticos del rooibos impiden la retención de líquido y las inflamaciones.



- También son conocidos los beneficios del rooibos para curar problemas de la piel como alergias, irritaciones, dermatitis, eccemas y otras afecciones cutáneas.




Contraindicaciones




Las propiedades del Rooibos, convierten a esta infusión en una excelente alternativa del té rojo, sin las contraindicaciones que éste presenta. El secreto de la ausencia de contraindicaciones conocidas, se debe fundamentalmente, a su composición: 0% de teína u otros alcaloides y muy escasos taninos. Además, posee un rico y variado contenido en minerales, de donde se derivan gran parte de sus beneficios.




Prácticamente, no contiene taninos, por lo que no interfiere en la absorción de hierro y tampoco estriñe como el té convencional. Incluso, es beneficioso para el estreñimiento y otros trastornos digestivos y también para la anemia, ya que 3 tazas al día, aportan un tercio de la cantidad de hierro requerida a diario, además de otros minerales necesarios para la síntesis de proteínas, que intervienen en la formación de glóbulos rojos.Sin embargo, si bien hasta el momento, no se han descrito contraindicaciones para el Rooibos, como con otras infusiones, su consumo no debe sustituir en ningún caso, la visita a tu médico, cuando las circunstancias, lo recomienden.




Preparación:




Hervir el agua. Poner una cucharadita de postre de rooibos en el infusor. Dejar reposar de 5 a 10 minutos al gusto. Se puede tomar caliente o frío.




A menudo se confunde el té rojo Pu Erh con el Rooibos debido a que la infusión de ambos es muy parecida, por lo que muchas veces se escucha hablar de que existe el té rojo sin teína, lo cual podría significar que se convertiría en una bebida apta para niños, bebés y para personas que no puede tolerar físicamente la teína, ya sea por cuestiones de salud o reacciones alérgicas. Pero... ¿Realmente existe el té sin teína? De ninguna manera, pero sí existe el rooibos, un excelente reemplazante.



La historia del rooibos no es tan antigua como la del té negro o la del té verde, ni tiene vínculos con la filosofía ancestral. Sin embar­go, en su historia también aparecen algunas personalidades legen­darias.
El número de investigaciones sobre sus propiedades curativas ha aumentado en los últimos años, aunque, sin lugar a dudas, todavía no ha alcanzado el reconocimiento que merece por su delicioso sabor y sus beneficios para la salud.
El rooibos es la bebida nacional de Sudáfrica. El siguiente país con mayor número de adeptos al rooibos es el Japón, donde actualmente se realizan numerosos estu­dios sobre sus propiedades curativas.



El descubrimiento de una planta. No se puede precisar cuántos miles de años hace que existe el rooibos como planta, es decir, como especie propia; así como tampoco sabemos a ciencia cierta cuándo empezó a utilizarse en las montañas Cedar -situadas cer­ca de Ciudad del Cabo- para preparar infusiones.

En el año 1904, los descendientes de aquellos primeros mora­dores que cocían el rooibos fueron observados por Benjamin Ginsberg, un pionero ruso que más tarde iniciaría la difusión de esta planta. Puesto que había nacido en el seno de una antigua familia dedicada al comercio del té, Ginsberg sabía perfectamen­te cómo comercializar el rooibos. Una de sus ideas, por ejemplo, consistió en dado a conocer repartiendo bolsitas de rooibos por las calles de Ciudad del Cabo. De ese modo, no sólo se popularizó entre la población blanca sudafricana, sino que llegó por mar has­ta las ciudades de Europa.

El doctor Nortier, médico y botánico, ocupa sin lugar a dudas un lugar destacado en la difusión del rooibos. Fue el primer blanco en descubrir sus virtudes curativas y en desarrollar un método de cultivo específico.

La demanda aumentó con rapidez. La demanda creciente de rooibos resultó pronto imposible de satisfacer con los arbustos salvajes y los pocos cultivos que existían en la región. Fue entonces cuando, en 1930, apareció el Dr. PeUer le Fras Nor­tier, un médico y apasionado botánico, que en colaboración con algunos granjeros logró desarrollar un método eficaz para crear campos de cultivos de rooibos. Algunos consejos importantes los obtuvieron de los inmigrantes procedentes de la India , los cua­les tenían amplia experiencia en las plantaciones de té, una planta que en ese momento en su tierra natal había alcanzado un auge espectacular. Los esfuerzos del Dr. Nortier y de sus colaboradores dieron lugar finalmente a una variedad de rooi­bos que recibió el nombre del médico y que durante muchos años serviría de base para toda la producción de rooibos.

El rooibos puede empezar a recolectarse un año y medio después de su primera siembra. Posteriormente, podrá seguir cosechándose durante ocho o nueve años más
Al cabo de unos pocos años había florecido el cultivo de rooibos alrededor de la pequeña ciudad sudafricana de Clanwilliam, justamente el lugar de naci­miento del Dr. Nortier. La euforia de los granjeros y de los cam­pesinos del lugar era tal que no paraban de perfeccionar los métodos de cultivo, y cada vez producían una cantidad mayor de rooibos. Con el entusiasmo, olvidaron que una producción cuantiosa también precisa del mercado correspondiente para obtener beneficios. Por consiguiente, a mediados de los años cincuenta el precio del rooibos cayó en picado y un buen número de granjeros, sobre todo los más pequeños, se declara­ron en quiebra.
Después de esto, en 1954 y a petición de los propios granje­ros, se creó una comisión estatal que velaba no sólo por el volu­men de producción de rooibos, sino que también comprobaba que se cumplieran ciertas medidas de calidad e higiene: era la llamada Redbos-Tea-Control-Board. El cultivo del rooibos se limitó a ciertas demarcaciones, básicamente las que se hallaban al oeste de Ciudad del Cabo entre el distrito de Paarl y el de Vanrhynsdorp-Calvinia. Desde entonces dicho «Board», privati­zado desde 1993, investiga en colaboración con la Universidad de Stellenbosch el cultivo y las propiedades del rooibos y de las infusiones que se preparan con él.

Al igual que el té, el rooibos también puede adquirirse en bolsitas; no obstante, su sabor es óptimo cuando se prepara con hojas sueltas.

Las investigaciones científicas actuales. El perfil químico y terapéutico del rooibos están hoy en día muy bien estudiados, aunque, por supuesto, todavía quedan algunas preguntas sin res­puesta. Un lugar prominente en este sentido lo ocupa natural­mente Sudáfrica, cuyas investigaciones en los campos de la medicina y de la química poseen un alto nivel académico. Los dos centros líderes en el estudio del rooibos son el Departa­mento de Química de la Universidad de Orange Free State de Bloemfontein y el Infruitec Institute de la Universidad de Ste­Ilenbosch. Sin embargo, también en EE UU y en el Japón se han realizado algunas investigaciones sobre el rooibos. A diferencia de esto, en Europa la mayoría de dietistas, químicos, médicos y farmacéuticos apenas han oído hablar de él.

El rooibos se exporta a todo el mundo. En la actualidad, hay más de 300 granjeros que se dedican al cultivo del rooibos. El rooibos se exporta a más de 140 países, aunque a veces bajo denominaciones algo pintorescas, como «masai» o «té de los bosquimanos». También en Europa es fácil encontrado en cual­quier establecimiento que tenga un buen surtido de tés o en las tiendas de productos biológicos. Por lo general, resulta más eco­nómico que los tés procedentes de la India , de China o del Japón.

Sin embargo, a pesar de su nombre exótico, de sus múlti­ples efectos beneficiosos -demostrados científicamente- y de su precio, muy por debajo de los demás tés, el rooibos no ha logrado desplazar ni un ápice al té negro en el mercado mundial. Aún así, no debemos olvidar que el té verde también necesitó bastante tiempo para salir de la sombra a la que lo había relegado «su hermano», el té negro, a pesar de que está demostrado que es mucho más sano. Cabe imaginar que es sólo una cuestión de tiempo, y que el rooibos también termi­nará por imponerse en nuestras latitudes como una bebida saludable y deliciosa.

 Esperamos que os haya resultado interesante!
Esto y más información en nuestra web: La Ruta de Kaldi
También vendemos y distribuimos éste y y muchísimos más tés y cafés.
¡Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario