miércoles, 10 de febrero de 2010

El Te Blanco

Hoy hablamos de Té Blanco

El té blanco era conocido como el de la inmortalidad y la eterna juventud en China. Durante siglos el consumo de te blanco estuvo restringido al emperador y sus allegados pues se pensaba que contenía el secreto para la vida eterna. Eran seleccionados los mejores y más jóvenes brotes de la primavera, seleccionados, cortados y manipulados a mano con guantes blancos y tijeras de oro, para no profanar el poder sagrado que se le atribuía. Más de 90.000 brotes eran (y son actualmente) necesarios para obtener 250 g de te blanco. De ahí que su consumo por parte del resto de la población era castigado con la pena capital.

Su delicadeza y el hecho de tratarse de brotes jóvenes de la planta del té, lo convierte en el más buscado de todos. Se produce principalmente en China, en las altas montañas de la provincia de Fujian. Su capacidad antioxidante, por otra parte, es superior con respecto a cualquier otra clase de té existente. Su contenido es polifenoles es tres veces mayor que el que tiene el te verde. Los polifenoles son un potente antioxidante que se encuentra en todos los tipos de te, y cuya función es la de aumentar las defensas del organismo y neutralizar la acción de los radicales libres mediante la protección de nuestras células. De esta manera se controla la oxigenación excesiva de las células evitando enfermedades como el cáncer o el envejecimiento prematuro de nuestros tejidos.

Su recolección se lleva a cabo en primavera, cuando nacen los primeros brotes del te que están recubiertos por un pequeño vello blanco. Son los brotes más jóvenes llenos de energía y de todos los nutrientes.
Por este motivo el te blanco es un tipo de te muy apreciado y escaso, pues su recolección se hace en un momento concreto que permite que contenga un gran número de nutrientes y beneficios para nuestro organismo.

El té blanco es el que menos teina tiene dentro de las infusiones que se preparan a partir de la camellia sinesis. Incluso su contenido de cafeína es de la mitad que el té verde, a pesar de que la de éste, ya de por sí es menor que la del resto de las variedades.

El te blanco protege nuestro corazón, ayuda a prevenir infartos y regula la presión sanguínea.
El te blanco es una medida natural de intentar combatir el cáncer. Posee, según cientos de estudios, numerosas propiedades anticancerigenas, incluso más potentes que las que tiene el té verde, según estudios realizados en el Instituto de la Universidad del Estado de Oregón.

El té blanco cuenta con una particularidad que lo diferencia de muchas otras bebidas de características similares: no tiene prácticamente contraindicaciones en su haber y solamente algunas circunstancias muy puntuales, pueden privarte de disfrutar de esta bebida.
El auténtico té blanco no tiene por qué tener ni colorantes, ni conservantes, ni ninguna clase de aditivos químicos, razón por la cual tampoco trae problemas por ese costado. Solamente algunas personas que puedan llegar a sufrir alergias específicas al té blanco tendrán que abstenerse de beberlo.

Podéis encontrar esto y muchísimo más en nuestra página web:

La Ruta de Kaldi 

Esperamos que os haya resultado interesante!

También vendemos y distribuimos éste y y muchísimos más tés y cafés.

También podéis encontrarnos en Facebook y Twitter

Un saludo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario